entre chicas anda el juego

Inicio » Uncategorized » La crisis y nuestra capacidad de adaptación. ¿Una lección?

La crisis y nuestra capacidad de adaptación. ¿Una lección?

Fotografías

Imagen

Quien más, quien menos, ha sufrido y está sufriendo las consecuencias de la crisis económica, pero esto es mucho más que eso, es también una crisis moral, una revolución moral.

 ¿En cuantos cafés, comidas o cenas hemos hablado u oído hablar de como adaptarse a los recortes que a nivel personal y familiar todos hemos tenido que hacer?.  Pienso que muy pocos no han tenido que apretarse el cinturón e iba a decir afortunados, pero no sé si lo son tanto.

Aprender a redistribuir los gastos, recortar en cosas superfluas, dejar de comprar el enésimo pantalón u organizar cenas en casa de unos u otros en lugar de salir, se han convertido en parte de una nueva rutina, y no ha pasado nada…  Aprender a comparar precios y ofertas, a quedarse más en casa, en familia, y disfrutar de una película en lugar de ir al cine, a ir el fin de semana de puente a la casa del playa en lugar de a Viena nos ha llevado, un poco por obligación, a la realidad.

La “alegría” con la que se compraba, viajaba, salía, malgastaba, no era real, era una burbuja artificial que nos fue arrastrando en mayor o menor medida a todos y nos llevó a creer que la bonanza nunca iba a acabar.

En realidad los que ahora tenemos hijos adolescentes o pre adolescentes tenemos la sensación de que nuestros hijos solo han vivido en esa falsa opulencia, en un momento en el que se miraba mucho menos el gasto y se habían acostumbrado a un ritmo de vida que nunca volverán, ni volveremos, a tener, o al menos pasará mucho tiempo…

Pero el sufrimiento, que en algunos casos, es mucho, muchísimo, no habrá sido en vano, al menos habrá servido para que muchos niños, jóvenes y adultos tomen conciencia de que lo inmensamente fácil no es real, de que sin esfuerzo lograr un objetivo es una quimera… o eso quiero pensar.

Me gustaría que todo el camino que hemos recorrido forzados por al crisis, no lo desandáramos y que la conciencia moral que hemos desarrollado al darnos cuenta de nuestros errores, no quedaran en el olvido.

Es tan fácil olvidar los malos momentos cuando vuelve la bonanza… 

Anuncios

1 comentario

  1. Cuanta razon!!! Y qye bien se siente uno mismo racionalizando y ajustando gastos. Hay que transmitirlo a nuestros hijos, como hicieron nuestros padres no? Asi de facil…!!! ni mas, ni menos 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

calendario

enero 2013
L M X J V S D
    Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: